ADRIANA FERNANDA BENITEZ

MOVICE
Memorias de la represión: Persecución al movimiento estudiantil en el departamento de Nariño http://movimientodevictimas.org/~nuncamas/images/stories/pdf/movimiento%20estudiantil%20en%20el%20departamento.pdf

Adriana Fernanda Benítez Perugache fue una reconocida dirigente estudiantil y social, integrante y fundadora del grupo estudiantil Radicales Libres, dirigente de las movilizaciones universitarias en protesta por el proyecto de Plan Nacional de Desarrollo (año 1999), dirigente del movimiento estudiantil y social por la rebaja de las tarifas del transporte urbano (primer semestre año 2000), organizadora del Foro departamental contra el Plan Colombia, que luego se haría en su memoria, también adelantaba trabajo social con madres comunitarias y al momento de su muerte fue reconocida por la comunidad universitaria y la comunidad nariñense como “La Flor de la Universidad”.

Adriana nació el 31 de octubre de 1975 en Pasto Nariño, Hospital San Rafael, la tercera de 5 hermanas. En el bachillerato Adriana más bien se destacó por ser una chica muy bonita, todos los muchachos estaban detrás de ella porque era muy bonita, las ideas que ella tiene empiezan a tener su base después del bachillerato con los profesores que daban economía política.

Después del bachillerato ella entró a la Universidad a estudiar economía y para pagar el estudio tuvo que entrar a trabajar, allá le pagaban mal y la trataban mal; ella era madre joven, tenía 18 años cuando tuvo a su hija y le dio muy duro el cambio de pasar de ser una niña bonita a ser una madre y tener que trabajar le hizo notar a ella que en el mundo habían muchas injusticias sobretodo para la clase trabajadora… Adriana se vinculó al trabajo con madres de cabeza de familia a partir de su experiencia con su hija. Todo partió de una realidad concreta, tu no podías ir a una parte a enseñar cosas que no conoces, partes de tu propio conocimiento histórico vivencias…Ella trabajaba con varios sectores porque las mujeres cabeza de familia y las mujeres que trabajaban en las casas de bienestar estaban en toda la cabecera de Pasto, ellas se reunían en diferentes lugares, los trabajos de ellas al principio eran sencillos por ejemplo, conseguir sudaderas para los niños, cosas así; después comenzaron a tener la idea de conseguir seguridad social para ellas, pensiones, cosas , que hasta ahora están tratando de vincular como ley Adriana era tranquila, era muy graciosa, el sentido del humor de ella era como de chispazos que no sabes de donde los sacas; Adriana era el alma de la casa en la gracia….

La vida de Adriana fue truncada el 14 de octubre del 2000. Los hechos ocurrieron a las 8:30 de la noche en la entrada del restaurante Shirakaba Factory, ubicado en la Plaza de Nariño (calle 18 entre carreras 24 y 25) de la Ciudad de Pasto. La estudiante asistía a una reunión con uno de los grupos de madres comunitarias con las que trabajaba. Allí se organizaba un bingo bailable llevado a cabo por el grupo Paz y Libertad, conformado por señoras de la tercera edad del barrio Santa Bárbara. Dos sujetos se bajaron de una camioneta Mazda 4×4 de color rojo y vidrios polarizados, le dispararon por la espalda y en el piso la remataron, la camioneta dio vuelta al parque mientras que los asesinos campantemente cruzaban por el centro de la plaza para ser recogidos en el otro extremo. Hay que señalar que a una cuadra de donde ocurrió el asesinato queda ubicado el CAI de San Agustín de la Policía Nacional, en la calle 17 con carrera 24. ARTURO GARCÍA MORENO, hombre de 40 años que estaba en el sitio junto a la estudiante también resultó acribillado.

El asesinato de Adriana Fernanda Benitez Perugache se presentó en un momento en que el Movimiento Estudiantil de la Universidad de Nariño se encontraba fortalecido, precisamente la participación en las movilizaciones de 1998 y 1999 habían sido muy importantes para que los estudiantes comenzaran un proceso de acercamiento con las reivindicaciones de los sectores populares porque además de denunciar el carácter neoliberal del gobierno de Andrés Pastrana comenzaron a vincularse con el sector sindical y se integraron al Comando Departamental Unitario de Paro, donde convergieron diferentes sectores populares.

Fue gracias al Comando Departamental Unitario que empezó a circular la idea de organizar un gran paro cívico por la rebaja de la tarifa del transporte urbano, entonces el movimiento estudiantil se puso a la cabeza de este proceso y fue Adriana Benítez quien se encargó de realizar el estudio financiero sobre la tarifa de transporte urbano. En el mes de agosto de 2000 los estudiantes lideraron esta lucha con la consigna: “por los $450 del bus”, a la lucha se sumaron varios sectores y se generó un ambiente de total apoyo en la comunidad de Pasto; los estudiantes retuvieron en la Universidad varios buses de las empresas de transporte para obligarlas a negociar y fruto de este proceso se obtuvo una importante rebaja y congelación de la tarifa. En el mes de septiembre el Comando de Paro y el movimiento estudiantil prepararon la realización del I Foro contra el Plan Colombia, pero Adriana no alcanzó a participar en este evento puesto que la semana anterior a la realización fue asesinada, en homenaje a ella el primer foro llevó su nombre.

También es importante tener en cuenta dentro del contexto del asesinato de Adriana que el sector estudiantil de la Universidad de Nariño ya había sido señalado desde el año de 1999 como infiltrado por la guerrilla, afirmaciones realizadas por un alto oficial de la policía en el periódico Diario del Sur del 22 de octubre de 1999; igualmente el movimiento fue señalado y amenazado por el paramilitarismo; a finales del mismo año circuló una lista con nombres de sindicalistas, lideres sociales y estudiantes amenazados, el listado corresponde con los nombres de aquellos que asistieron a una de las audiencias públicas realizadas en San Vicente del Caguan. En esta visita Adriana se manifestó a nombre de la Universidad de Nariño para presentar las propuestas que desde la comunidad académica y el pueblo nariñense se aportaban para la solución del conflicto social y armado del departamento y el país.

Otro elemento importante a tener en cuenta antes del asesinato de Adriana Benítez, consistió en que el paramilitarismo había realizado un proceso de “limpieza social” en Pasto: “como preámbulo macabro del Asesinato de Adriana, el día jueves 12 de octubre fueron asesinadas 7 personas en la Ciudad de Pasto por sicarios que se desplazaban en una moto blanca de alto cilindraje, este baño de sangre se cometió contra indefensos ciudadanos que habitaban barrios de los sectores populares como el Barrio obrero, lo que en algunos sectores de la prensa fue denominado como una “limpieza social”, que hizo recordar que a principios de este año fueron asesinadas 7 personas y aparecieron vinculados varios miembros de la Policía de Pasto, entre ellos el comandante de este distrito. Ese mismo día en corregimiento de Llorente – Tumaco fueron asesinadas 5 personas, ante lo cual un destacado jurista y defensor de derechos humanos del semanario voz destacó “estos hechos son graves, porque siempre que ocurren crímenes como estos son el preámbulo de acciones contra el sector popular “.

EFECTOS

La muerte de Adriana no solo afectó a la comunidad universitaria sino que ofendió la conciencia
del pueblo nariñense debido a que el movimiento estudiantil en este momento se había posicionado frente a la comunidad, la cual había vuelto a recuperar la esperanza en los procesos sociales; la lucha por la rebaja de las tarifas del bus más que un logro del movimiento se constituyó en un símbolo de que es posible lograr reivindicaciones sociales cuando la pelea se da en conjunto.

El dolor por la muerte de Adriana fue muy fuerte debido al momento histórico en que se presentó su asesinato: “el nombre de Adriana adquirió tanta preponderancia por lo fresca que estaba la ganancia del movimiento estudiantil que fue como a finales de septiembre del 2000, a Adriana la asesinaron un 14 de octubre, en la mente de toda la población pastusa estaba fresco que gracias a ese movimiento se había ganado la rebaja de la tarifa del bus y al ser asesinada ella obviamente ocasionó una solidaridad enorme, no solamente en los diferentes sectores universitarios sino en la ciudadanía, si en ese momento asesinaban a otro estudiante, a otro dirigente estudiantil, ese otro dirigente hubiera tenido la misma preponderancia”48 , esto no quiere decir que se desconozca el papel jugado por Adriana, sino por el contrario, significó que sus victimarios supieron en qué momento actuar para desmoralizar al movimiento estudiantil y popular principalmente en la ciudad de Pasto. A pesar de que el movimiento estudiantil siguió adelante en su proceso, el asesinato de Adriana conllevó a que varios estudiantes y líderes sociales se alejaran, amedrentaran o mantuvieran en zozobra.

A nivel familiar los efectos de este crimen fueron nefastos: “primero mucho dolor, y el dolor se transmite a familiares y gente que no eran familiares, yo no pensé que eso iba a tener la repercusión que tuvo en Nariño, hasta ahora la gente se acuerda de quién era Adriana porque valía mucho, fue algo incluso que se perdió de la identidad de nosotros como nariñenses. Para la familia fue muy duro, solo con decir que nosotros pasamos todas las dificultades económicas y cuando mi hermana se murió a los cuatro meses mi mamá recibió su jubilación y por fin pudimos estar como medio bien, mis hermanas ya comenzaron a graduarse y para nosotros fue lo más tenaz que ella no pudiera disfrutar de esas cosas pequeñas como un domingo mandar a pedir comida o comer por fuera de la casa, cosas pequeñas pero muy duras de sobrellevar como que ella no pudiera disfrutar de eso por lo que ella había luchado; y la niña quedó muy mal porque se dio cuenta de todo, ella hasta ahora la llora, la extraña. Para nosotros fue una prueba de que cuando uno quiere hacer algo y no tiene al menos palancas del otro lado está perdido porque todo es corrupción”.

RESPONSABLES

El Bloque Libertadores del Sur de las A.U.C. se reivindicó el asesinato en un comunicado difundido en los medios de comunicación locales. En la investigación del crimen adelantada por la fiscalía se vinculó a un coronel del Ejército. Hasta el momento las exhaustivas investigaciones que prometieron adelantar las autoridades no han arrojado los resultados esperados.

Sobre el asesinato de Adriana se presentaron varias versiones: “ una que es la que la justicia ha tratado de ver que había una persecución clara contra Adriana por parte de ese Coronel, que vivía cerca de la casa incluso, que nos había estado vigilando por los procesos estudiantiles y la quisieron vincular incluso con gente de la guerrilla cuando ella no tenía nada que ver, entonces esa versión da a entender que cuando lo mataron a ese señor, también iban detrás de ella, cosa que no fue que ella se puso en el camino sino también hubieran sido otras personas, eso hubiera sido una balacera frenética, pero fue a los dos; la segunda versión dice que fue por rebote, que no le iban a disparar a ella sino porque rebotó y en este momento yo creo que esa versión es válida pero hay pruebas como el comunicado de las AUC que es dejado debajo de la puerta de mi casa que dice que ella era guerrillera y por eso la mataron entre otros: mano negra y ese señor Ortega y la otra versión es que ella no tenía por qué morirse sino que como andaba con ese señor ese día la mataron ahí pero por carambola.

Yo creo que mas bien Adriana empezó a hacerse como una piedra en el zapato para la gente aquí porque empezó a remover muchas cosas y a mover mucha gente, los estudiantes le creían a ella, las madres cabeza de familia le creían, entonces era peligroso dejarla avanzar mucho; si ella se hubiera ido por el lado de la derecha o se hubiera lanzado a la cámara quizá todavía estuviera aquí o se hubiera ido al exterior como muchos incautos que están por allá, pero no como ella siempre actuó como otros no hacen, rechazando siempre esas vías de poder que corrompen demasiado”
.
Yo creo que los principales beneficiarios del crimen de Adriana son las instituciones estatales, las políticas universitarias que pretenden acallar a los estudiantes. Contra esas políticas que quieren llevar todo a la privatización luchó Adriana, se beneficiaron mucho en acallar las voces de las madres cabeza de familia y las madres comunitarias. Ahora, los responsables si a mi me dices di un nombre, pues claro yo vi al Ejército hasta en la puerta de mi casa, un día un domingo veníamos de pasear y en la puerta de mi casa había un soldado y de ahí para allá una fila hasta el Batallón, nosotros pensábamos que eso era por otra persona pero 8 o 15 días después mataron a mi hermana y después que se encuentra a este coronel; el asesinato se lo atribuyeron las AUC pero las AUC por quién están conformadas y es que para nadie es un secreto que las AUC vienen de las Convivir con don Álvaro Uribe y que personas que salieron de la institución militar se fueron para allá porque aman matar y tener sus territorios libres de campesinos hambrientos, uno sabe de dónde vienen esos grupos lo que pasa es que no se lo puede decir” (Entrevista a Carolina Benitez, hermana de Adriana Benitez. Septiembre de 2006).

MECANISMOS DE IMPUNIDAD

Cuando asesinaron a Adriana Benítez, los victimarios con una seguridad asombrosa tomaron la camioneta y desaparecieron del lugar. Es importante mencionar que este lugar era uno de los más vigilados de Pasto pues en el sector funciona la alcaldía vieja que cuenta con vigilancia, la gobernación, la zona bancaria, y lo extraño es que ninguno se dio cuenta que el tránsito lo habían paralizado.

Antes del asesinato de Adriana, en el municipio de Pasto se presentó un proceso de “limpieza social” por parte del paramilitarismo, según publicación de Diario del Sur del 14 de octubre de 2000, día en que fue asesinada Adriana: “La denominada limpieza social ha comenzado a tomar más fuerza en Pasto y de acuerdo a los últimos casos violentos se presume que las muertes no son selectivas sino que se aplica el tiro al blanco con las víctimas al azar”( Entrevista realizada a la hermana de Adriana Benítez Perugache. Septiembre de 2006).

La ocurrencia de un asesinato selectivo en medio de un proceso de “limpieza social” busca la impunidad del crimen porque pretende hacerlo ver como parte de esa “limpieza” y desconocer los motivos de persecución política.

Por otra parte, el asesinato de Adriana en los medios de comunicación se mostró como una persecución contra integrantes de la guerrilla, puesto que se menciona de forma malintencionada y reiterativa que en el lugar de los hechos se encontró un comunicado del Ejército de Liberación Nacional. Con esta forma de presentar la noticia se pretendió justificar el crimen y no mostrar la verdad, sin embargo esta estrategia no dio resultado puesto que la comunidad universitaria, organizaciones sociales, sindicatos (especialmente SIMANA) realizaron una gran labor de denuncia a través de marchas, comunicados, intervenciones radiales y pronunciamientos de “personalidades”.

Sobre este crimen hasta el momento no existen responsables ni sanciones, por su parte la familia no ha intervenido para impulsar la investigación y ni siquiera nombró apoderado debido al temor de volver a padecer el mismo sufrimiento con otro integrante de la familia: “yo se que han cogido a algunos responsables, pero no tanto sobre el caso de Adriana sino lo general que pasó ese día, en lo concreto no hay sancionados porque nosotros no hemos puesto abogado y no lo hicimos sinceramente porque aquí en Colombia no se puede, usted va y denuncia algo y quien sale perjudicado es usted porque la justicia no protege a nadie y mi mamá no quiere perder otras hijas, además esos procesos son largos y costosos y no llevan a ninguna parte” ( Entrevista realizada a la hermana de Adriana Benítez Perugache. Septiembre de 2006).