EX PARAMILITAR DENUNCIA QUE MIEMBROS DEL EJÉRCITO ENTREGARON A LAS AUC LISTA DE PERSONAS QUE DEBÍAN SER ASESINADAS

El ex jefe paramilitar Ramón Isaza dijo ante la Fiscalía que miembros del Ejército le entregaron a las autodefensas que él encabezaba, una lista con los nombres de 70 personas que debían ser asesinadas en Antioquia, por ser supuestos colaboradores de la guerrilla.

caracol.com.co
18 de octubre 2008
http://www.caracol.com.co/noticias/judicial/ex-paramilitar-denuncia-que-miembros-del-ejercito-entregaron-a-las-auc-lista-de-personas-que-debian-ser-asesinadas/20081018/nota/692705.aspx

Durante una audiencia de versión libre con los familiares de las 27 personas asesinadas y desaparecidas en la vereda La Esperanza, en Carmen de Viboral, Antioquia, Isaza sostuvo que el listado fue entregado por el fallecido comandante de la Cuarta Brigada del Ejército, general Alfonso Manosalva Florez y por el mayor David Hernández, también muerto.

Ramón Isaza aseveró que las 27 personas asesinadas en La Esperanza por un comando encabezado por su hijo Omar Isaza fueron desaparecidas porque supuestamente eran milicianos y guerrilleros que se hacían pasar por campesinos.

El ex cabecilla de las autodefensas reveló que según lo que le han dicho algunos desmovilizados de su bloque, los cadáveres de las personas asesinadas en la masacre de La Esperanza fueron lanzados al río Magdalena, otros supuestamente fueron enterrados en una fosa ubicada en un sitio indeterminado.

Isaza sostuvo que: su hijo Omar Isaza, el general Manosalva y el mayor Hernández, los tres principales autores de la masacre, ya están muertos; y por lo tanto dijo que será muy difícil esclarecer las circunstancias de la matanza y el sitio donde están los cuerpos de las personas asesinadas.

A los familiares de las víctimas les llamó poderosamente la atención que Ramón Isaza hubiera entregado de manera muy detallada información sobre el armamento que utilizaba su bloque paramilitar, con número de fusiles y sus especificaciones técnicas, mientras que manifiesta tener amnesia absoluta frente a las circunstancias de la masacre de La Esperanza.