EXIGEN PERDÓN EN PÚBLICO

EL MERIDIANO SINCELEJO Y MONTERIA
Montería
http://www.mineducacion.gov.co/cvn/1665/article-111263.html

Peticiones muy puntuales hicieron los sindicatos que tienen asiento en la Universidad de Córdoba para que se repare el daño físico, moral y material que hicieron las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en contra de sus miembros.

En una carta enviada al Fiscal General de la Nación, Mario Iguarán Arana, los miembros de la Asociación Sindical de Profesores Universitarios (Aspu), Sindicato de Trabajadores de la Universidad de Córdoba (Sintraunicol) y la Asociación de Jubilados de la Universidad de Córdoba (Ajucor) indican que ”somos sujetos pasivos y por lo tanto formal y materialmente víctimas del conflicto armado, y ante los graves hechos que condujeron a la toma a sangre y fuego de la Universidad solicitamos siete peticiones”.

Verdad
Señalan que ”la sociedad en general debe conocer la verdad sobre la toma a sangre y fuego de la Universidad de Córdoba por parte de las AUC, cuyo proyecto se consumó a partir del año 2000 hasta el día de hoy”.

Reparación y renuncias
Piden los miembros de los tres sindicatos ”adelantar acciones efectivas, atinentes a la restitución, indemnización, rehabilitación, satisfacción de la comunidad universitaria afectada por los hechos violentos que condujeron a la toma del poder político, económico y administrativo por medio de las armas en la Universidad de Córdoba”.

Agregan que como víctimas de los hechos cometidos por las AUC piden la realización de acciones que permitan que la Universidad de Córdoba vuelva a la normalidad que se vivía antes de la incursión de los paramilitares en el claustro.

”Ello debe materializarse en la depuración y por lo tanto en la dejación de los actuales cargos directivos y administrativos…”, indica la carta.

Piden además reparación integral a las familias de los docentes, trabajadores y estudiantes desplazados y asesinados durante la toma y permanencia en la Universidad de ese grupo armado.

”Realizar acciones tendientes al retorno de desplazados y rehabilitación sicológica de los afectados. Reparar moralmente a los miembros de la comunidad universitaria afectada, restableciendo la dignidad de los mismos, difundiendo la verdad plena y la garantía de que estos hechos no se volverán a repetir en la Universidad y por ello solicitamos la creación de una Oficina de Derechos Humanos al interior del claustro”, se indica en la carta.

Perdón en público
Los miembros de los sindicatos piden como reparación simbólica el arrepentimiento y perdón en público por parte de Salvatore Mancuso Gómez, ex comandante de las AUC.

Pidieron también las investigaciones para que los familiares de Salvatore Mancuso Gómez dejen los cargos públicos, al igual que todos los recomendados de los políticos con los presuntos nexos con los ‘paras’.

Mesa de la verdad
En la misiva también piden la conformación de una ‘mesa de la verdad’, ”que reconstruya la verdad histórica y la memoria colectiva de la Universidad y los hechos que la han marcado en los últimos años, en coordinación con las autoridades competentes”.

Adicionan a esta propuesta que se restablezca la democracia en el claustro universitario, sobre todo en la elección y escogencia de los cargos ”sin la injerencia del supra poder armado y sin la intimidación de los poderes administrativos y políticos internos y externos”. Adhieren también la petición de declarar a la Universidad de Córdoba como ”Campus de Reconciliación y de Paz”.

Auditoría

Aspu, Sintraunicol y Ajucor pidieron una auditoría al Alma Mater, en la que intervengan entes como la Fiscalía General de la Nación, Procuraduría General de la Nación y Contraloría General de la República, a fin de que se adelanten acciones disciplinarias, administrativas y penales.

Los miembros de los sindicatos le indican al Fiscal General de la Nación que si no se cumplen las peticiones ya mencionadas, no debe haber beneficios de la Ley de Justicia y Paz para quienes alteraron el orden público al interior del claustro.

Estas son las víctimas

Montería. En la solicitud a la Unidad Nacional para la Justicia y la Paz de la Fiscalía General de la Nación, los tres sindicatos de la Universidad de Córdoba relacionan una serie de amenazas, secuestros, desapariciones y crímenes, que se registraron en el centro educativo desde el año 1995 y hasta el año 2004, hechos violentos en los que las víctimas fueron profesores, trabajadores y estudiantes de la institución.

Para la Asociación Sindical de Profesores Universitarios (Aspu), el Sindicato de Trabajadores de la Universidad de Córdoba, (Sintraunicol) y la Asociación de Jubilados de la Universidad de Córdoba (Ajucor), los grupos ilegales se tomaron la Universidad a sangre y fuego.

Lista de asesinados
1. Francisco Aguilar, profesor asesinado en enero de 1995.

2. Alberto Alzate Patiño, profesor asesinado en 1996 en su residencia del barrio Los Laureles.

3. Misael Díaz Urzola, docente, asesinado el 26 de mayo de 1998 por pistoleros que se movilizaban en una motocicleta a la altura de la calle 33 con carrera 9ª. Díaz Urzola fue docente durante 26 años en la Universidad de Córdoba, donde además era el representante de los profesores en el Consejo Superior.

4. James Antonio Pérez Chimá, catedrático del área de Sociales, asesinado el 10 de abril de 2000, cuando se movilizaba en su vehículo por la calle 41 con Avenida Circunvalar. Mientras esperaba el cambio de color del semáforo de ese sector, dos sujetos en una motocicleta le propinaron tres tiros en la cabeza.

5. Sheila Olascoaga Quintero, estudiante de Ciencias Sociales asesinada el 15 de mayo del año 2000 en el barrio P5 de Montería.

6. Marlys De la Ossa Quiñónez, estudiante de la facultad de Ciencias Sociales, asesinada en el corregimiento de Berástegui el 23 de mayo de 2000.

7. Hugo Iguarán Cotes, profesor y ex aspirante a la rectoría de la Universidad, fue asesinado el 10 de septiembre en la vivienda del recién elegido rector de la Universidad de Córdoba, Víctor Hugo Hernández Pérez, ubicada en el barrio Villa del Río.

8. William Antonio Aguirre Tirado, licenciado en química y ex profesor de la Universidad fue secuestrado en Sahagún y 22 días más tarde su cadáver fue hallado en inmediaciones al corregimiento Carrizal, con tres tiros en la cabeza.

9. Francisco José Ayazo Gómez, estudiante de la facultad de Agronomía y funcionario del departamento de Bienestar Social, fue asesinado el 5 de enero de 2001 por pistoleros motorizados a la altura de la calle 60 con Avenida Circunvalar en Montería.

10. Nelson Ramón Narváez Romero, conductor de la Universidad de Córdoba fue asesinado el 29 de mayo de 2001.

Secuestros
Carlos Julio Ramírez Badel, del programa de Inglés y Mauricio Hernández Lara, de la facultad de Cultura Física Recreación y Deporte fueron secuestrados el 28 de marzo de 2000. El 18 de abril de ese mismo año los dos jóvenes fueron entregados en un sector de los Montes de María, a una comisión que estuvo encabezada por Monseñor Darío Molina Jaramillo, Obispo de Montería para la época y la defensora del Pueblo en Córdoba, María Milene Andrade García.

Los tres sindicatos de la Universidad de Córdoba le reportaron a la Unidad Nacional para la Justicia y Paz de la Fiscalía el secuestro de dos estudiantes cuando se trasladaban a Santa Marta, donde participarían en el Congreso Nacional de la Red de Universidades.

Amenazados
René Cabrales Sossa, presidente del Sindicato de Trabajadores de la Universidad, fue víctima de un atentado en su residencia en el barrio La Pradera, en el que perdió la vida una nieta de apenas dos años de edad. Dos personas más también resultaron heridas. Los hechos se presentaron el 11 de junio de 1996.

Enoin Humánez, Abel Fuentes, Jorge Solera, Ramón Rodríguez, Tito Mogollón, José Sobrino y Antonio Flórez González También fueron amenazados de muerte.