LA FAMILIA BARBOSA ZAMBRANO

NORTE DE SANTANDER: TERRITORIO DIVERSO, INFAMIA AGUDA
PROYECTO COLOMBIA NUNCA MÁS ZONA 5ª
Comisión de Crímenes de Lesa Humanidad 1966 – 1998

La primera señal de la persecución contra la familia Babosa Zambrano tuvo lugar entre el 17 y el 24 de agosto de 1983, fecha en la que los dirigentes populares y comerciantes RAMON GILBERTO BARBOSA ZAMBRANO y DANUIL (o DANIEL) GUERRERO GAONA, fueron desaparecidos, torturados y asesinados, después de ser detenidos por agentes de inteligencia del Ejercito pertenecientes al B-2 de la V Brigada en Tibú.

Después de su detención el 17 de agosto, los jóvenes fueron entregados por miembros del Ejército al comando de Policía de esa localidad, de donde fueron trasladados a las instalaciones del F-2 de Cúcuta, el 21 de agosto. Ambos sujetos habían sido señalados como integrantes del EPL. Tres días después, sus cadáveres fueron encontrados en la ciudad de Cúcuta. Los cuerpos presentaban señales de tortura, quemaduras en manos, cara y cabeza.

Por estos hechos, el 26 de septiembre de 1983, la Procuraduría Delegada para la Policía Nacional inició investigación disciplinaria, la cual finalmente se archivó el 22 de agosto de 1985, porque a pesar de los esfuerzos realizados no encontró pruebas que comprometieran a funcionario público alguno involucrado en lo sucedido.

Cuatro años después, el 9 de agosto de 1987, un hermano de Ramón Gilberto, el campesino JESUS EVELIO BARBOSA ZAMBRANO, quien participó en el Paro Cívico del Nororiente, fue detenido, torturado, desaparecido y asesinado por miembros de la Policía Nacional. Ese domingo Jesús Evelio había vuelto de Cúcuta a Ocaña y hacia las 3:00 PM. y en plena calle 11 (calle céntrica de la ciudad), a una cuadra del parque San Agustín, cuatro sujetos armados lo arrestaron y lo subieron a un vehículo de color amarillo, con placas venezolanas, el cual era conducido por un agente de policía. Media hora después volvió a pasar el vehículo con dirección al barrio La Primavera. Posteriormente, hacia las 4:30 p.m. lo subieron en una camioneta de la policía de Ocaña y se lo llevaron con dirección a Aguachica, departamento del Cesar. Sus familiares presentaron la denuncia por desaparición ante la Procuraduría Provincial de Ocaña. El 15 de agosto, se supo sobre la existencia de un cuerpo no identificado, que coincidía con las características de Jesús Evelio, el cual fue encontrado el 10 de agosto anterior y levantado por el Inspector de Policía de San Alberto, Cesar. Al ir a preguntar por él, el Inspector respondió que no se trataba de Jesús sino que se trataba de un NN.

Tres días más tarde, en el noticiero radial de “Radio Catatumbo de Ocaña” emisión de las 12:30 p.m., el Procurador dio la noticia a los medios periodísticos de que “según informe del comandante del Batallón ”Santander” de Ocaña, había sido dado de baja el ”extorsionista” Jesús Evelio Barbosa en San Alberto en encuentro armado con una patrulla del Ejército”. Ese mismo día los familiares de Jesús volvieron a preguntarle sobre su paradero al Inspector de Policía, el cual aceptó haber mentido “porque no sabía de quién se trataba”. Por otra parte, el cuerpo de la víctima presentaba señales de tortura.

En los días siguientes al hecho, los organismos de seguridad del Estado continuaron hostigando y acusando a los familiares de ser parte de la guerrilla. Como antecedente a esta situación se cuenta que cinco meses atrás había sido allanada ilegalmente la finca ”La Suiza” de propiedad de la familia Barbosa Zambrano, en el municipio de Teorama, por parte del ejército y la policía, causándoles graves destrozos materiales y psicológicos, pues la familia tuvo que desplazarse de su lugar de vivienda, huyendo de la represión que se ensañó contra ellos.