LOS ATROPELLOS CONTRA CONCEJALES Y DIRIGENTES DE LA UNO

CNRR – GRUPO DE MEMORIA HISTÓRICA
EL ORDEN DESARMADO LA RESISTENCIA DE LA ASOCIACIÓN DE TRABAJADORES CAMPESINOS DEL CARARE (ATCC) – 2011

Cuando la UNO alcanzó la mayoría en el concejo de Cimitarra, sus miembros fueron objeto de asesinatos, desapariciones, torturas, encarcelamientos. El primero en caer asesinado fue José Romaña Mena, Vicepresidente del Concejo de Cimitarra, en horas de la noche del 14 de diciembre de 1975, en momentos en que se dirigía a su residencia. Romaña, de 29 años, era natural de Quibdó, había estado en Cuba, en Alemania y en la Unión Soviética, combinaba sus tareas de dirigente agrario con las de profesor en varias veredas en donde organizaba campeonatos deportivos y llevaba regalos a los niños. Había sido amenazado en diversas ocasiones por sus “constantes denuncias hechas en el Cabildo de Cimitarra, a miembros de las fuerzas militares por el encarcelamiento de campesinos, torturas y fusilamientos”.431

El 15 de diciembre de 1976, sobrevino un nuevo asesinato; el de un alto dirigente de la UNO en Cimitarra, se trataba del fiscal de esa organización política, Tobías Lamus, quien fue requerido en su casa por unos individuos de civil; se escapó por el patio, pero al salir fue capturado y su cadáver apareció a los tres días en estado de descomposición; había sido amarrado y mostraba huellas de tortura. Anteriormente, Lamus había sido detenido arbitrariamente el 25 de junio de 1976, por cinco días, y el 11 de septiembre de 1976.432

Veinticinco días después, el 9 de enero de 1977, se presentaría el asesinato más impactante; el del presidente del Concejo de Cimitarra, el concejal Josué Cavanzo, víctima de un atentado a mansalva perpetrado a las puertas de su casa. El cabildante se desempeñaba como comerciante y aserrador; además, propietario de varios vehículos para el transporte de madera. Durante el año anterior, Cavanzo había sido detenido por orden del Juzgado 72 de instrucción penal militar, en compañía del personero municipal Isidro López, quedando a órdenes de la V Brigada. Tanto Cavanzo como López habían sido acusados de pertenecer a las FARC, pero fueron puestos en libertad luego de la indagatoria. Al salir, Cavanzo le señalaría a un periodista de manera premonitoria: “no voy a pensar en una cosa diferente a la que he sido. Empecé con la UNO, seguiré con la UNO y terminaré con la UNO”.433 Inmediatamente se produjo el atentado contra Cavanzo, hubo en Cimitarra un conato de asonada, pues la gente salió a las calles gritando “abajos” a los asesinos, “abajos” a la bota militar, vivas a Cavanzo y vivas al Partido Comunista; el Ejército intervino cerrando los establecimientos y colocando patrullas en las esquinas.434 Su sepelio, realizado en Bogotá, fue acompañado de manifestaciones y protestas a nivel nacional. En Cimitarra se trató de desviar la atención sobre la responsabilidad del atentado, indicando que su muerte había sido obra de una fracción del PC debido a que supuestamente había una pugna por el candidato a ocupar la tesorería municipal; esa hipótesis prácticamente fue desechada por el funcionario investigador. En cambio, las directivas de la UNO y del PC, no tenían dudas de que se trataba de un “plan represivo para eliminar a las izquierdas”.435

Con un intervalo de cinco años, cuando ya la oposición estaba en franco declive en la región, se presentó el asesinato de otro concejal de Cimitarra en octubre de 1982; se trataba de Octavio Ramírez, quien había sido elegido varias veces por la UNO. El hecho tendría lugar en su finca “La antioqueña”, en el corregimiento de San Fernando, en esta población tenía su mayor caudal electoral436. El cabildante había sido amenazado en 1976 por un oficial del Ejército y había sido detenido en abril de 1978437.

Además de dichos asesinatos, a los cabildantes de Cimitarra se les entorpeció su labor de diversas maneras: una de ellas fue el apresamiento colectivo, como el que ocurrió el 5 de diciembre de 1976, cuando el comandante del puesto militar de Santa Rosa, “el capitán Ramírez”, penetró en el recinto en plena sesión, y sin mediar explicación, los encarceló a todos, incluyendo a los liberales438. En 1977 se denunciaba que los concejales Andrés Niño y José Santamaría no habían podido acercarse al Concejo porque estaban sentenciados a muerte. Otro mecanismo empleado para frenar el accionar, tanto de concejales como de dirigentes de la UNO, consistió en no refrendarles el carné que les permitía la libre movilidad439.

431 El Bogotano. Diciembre 30 de 1975, p.6. Entrevista. Vereda de Santa Rosa. Septiembre
17 de 2010.
432 Testimonio de Juan Campos, en El Manifiesto. Febrero 2 de 1977 No 32.”Pena
de muerte en Cimitarra (I)”. p.p.20-21. El Bogotano, Enero 11 de 1977. Voz. Enero
6 de 1977.
433 El Bogotano, junio 1, agosto 16 y Septiembre 11 de 1976.
434 Entrevista a campesino. Cimitarra, Febrero 27 de 2010. Testimonio de Juan
Campos, en El Manifiesto. Febrero 17-marzo 2 de 1977 No 33.”Pena de muerte en
Cimitarra (II)”. p.10.
435 El Bogotano, Enero 17 de 1977, p.4. Los asesinatos de concejales de la UNO
en Cimitarra, en manera alguna fueron un caso aislado en el país, ni tampoco la
represión en zonas con influjo del PC y la UNO, y en donde a la vez existían frentes
de las FARC. La arremetida registró también en algunas áreas de Yacopí en Cundi-
namarca; en Chirgorodó, Turbo y Mutatá, en Urabá; y en Puerto Rico, Doncello, la
Unión Peneya y Paujil, en el Caquetá. Entre los dirigentes y concejales destacamos
el asesinato del exconcejal del Partido Comunista y dirigente agrario de Apartadó,
Antonio Jiménez; y las muertes en Yacopí, entre 1975-1978, de los concejales Javier
Baquero (vicepresidente), Miguel Suárez, Leonel Olaya y José Zabaraín, y los dirigentes
campesinos Nicolás Mahecha, Gilberto Vanegas y Manuel Obando. Sobre
ello ver: “Asesinados 3 dirigentes agrarios en Yacopí”. Alternativa No 57. Octubre
27-Noviembre13 de 1975, p.26.; No 61, Noviembre 24-Diciembre 1 de 1976p.14.
“Asesinado concejal comunista”, en Alternativa No 55, Octubre 13-20 de 1975, p.6.
El Bogotano. Diciembre 30 de 1975.
436 Vanguardia Liberal. Octubre 19 de 1982.
437 Revolución socialista. Julio 23 -29 de 1976.”Contra los campesinos de de Cimitarra
y Yacopí: Frente Común contra la represión”.
438 El concejo estaba integrado por Josué Cavanzo (presidente), Jorge Zárate (vicepresidente),
Higinio Luna, Hernando Henao, César Gil, Nicanor Rodríguez, José
Luís Bernal, Alfredo García, Humberto Jerez y Valerio Ramírez. El vicepresidente
del concejo y los tres últimos eran liberales. Entrevista. Cimitarra. Julio 16 de 2010.
Ver también Voz. Diciembre 9 de 1976.
439 El Manifiesto Nos 32 y 33 Febrero2; Febrero 17-Marzo 2 de 1977.