SANTANDER: TORTURAN Y ASESINAN A CAMPESINO Y DICEN QUE MURIÓ EN COMBATE

VOZ
Año XXII – N1130
Abril 23 de 1981

Alarmantes características represivas viene cobrando la ofensiva militarista que tropas al mando de la Quinta Brigada con sede en Bucaramanga vienen intensificando fundamentalmente en el área santandereana del “Magdalena Media”. La arremetida militar mantiene en estado de ocupación los importantes municipios agrícolas de San Vicente, Santa Elena, Cimitarra, Florián, Sabana de Torres, Vélez y Puente Nacional.

Pretextando una supuesta “lucha a muerte” contra movimientos alzados en armas los militares han acompañado sus acciones de la imposición inicial del llamado “salvaconducto”, y posteriormente de requizas, allanamientos a viviendas campesinas, detenciones, torturas y como consecuencia de estas la muerte, como ocurrió el pasado domingo 12 de abril en las horas de la mañana, cuando tropas acantonadas en la base militar de “Yarima”, municipio de San Vicente de Chucurí, trasladaron el cuerpo posiblemente sin vida del joven campesino Josias Landazábal, quien se encontraba preso desde hacia 12 días, a la vereda “Campo 27”, para después justificar su muerte a través de un despacho de prensa del batallón “Nueva Granada” en el que se informaba que había parecido en un encuentro con guerrilleros.

CRUELMENTE TORTURADO ANTES DE MORIR

En la base militar de “Yarima” se ha levantado un nuevo campo de torturas; los campesinos detenidos son ocultados en una depresión del terreno y algunos de ellos –expresaron pobladores del lugar- mantenidos como castigo en un “hoyo”, cuando no son expuestos al sol o se les somete a torturas físicas o psicológicas. Josias Landazábal fue cruelmente torturado por los militares; fotografías de su cuerpo sin vida evidencian la aplicación en su cuerpo de procedimientos horrendos que seguramente terminaron arrebatándole la existencia. Josías fue lacerado en sus extremidades superiores, punzado, golpeado, quemado y posteriormente asesinado, aunque no se sabe si murió a consecuencia de las salvajes torturas que le infringieron o fue eliminado posteriormente en estado agonizante.

HABLA EL PADRE DE LA VICTIMA

Jorge Landazábal al conocer la versión oficial publicada en la prensa, se dirigió a Barrancabermeja por pedir la intervención del Obispo de la Diócesis Bernardo Arango Henao. Posteriormente a su dialogo con el Obispo expresó al diario “Vanguardia Liberal” según publicación de abril 16: “El día primero de abril fue capturado mi hijo que se encontraba en “Yarima”, por el ejército. Yo permanecía en otra finca que tengo con otro hijo y hacia la una de la tarde salió de “Yarima” la comisión que me capturó y me trajo detenido acá hacia la una de la madrugada. Mis hijos no sabían dónde me encontraba; permanecí 4 días detenido; tampoco sabía de la vida de mi hijo; a los 4 días me soltaron. Me pidieron presentaciones. Fui interrogado y me preguntaron por las edades de mis hijos desde el mayor hasta el menor. Luego me estuvieron averiguando por la vida de mi hijo Josías. Yo, sin embargo sabía que estaba detenido porque un hermano mío me dijo en “Yarima” que lo había visto detener por el ejército.

Desmiento la versión de que mi hijo era guerrillero porque él no se encontraba en la finca el día que lo detuvieron, ni en grupo, ni tampoco armado. El se encontraba en “Yarima” cuando fue capturado”.

Josías Landazábal era joven apreciado en la región y las características de su muerte han creado indignación en los sectores agrarios.

VARIOS DETENIDOS

San Vicente de Chuchurí, fundamentalmente en las veredas “Campo 27”, “El 30”, “Dos Bocas”, “Caño Dorada” y en el corregimiento de “Yarima” viene siendo afectado por la inestabilidad laboral y falta de tranquilidad; las detenciones aumentan cada vez más y aunque no se ha podido precisar la totalidad de los detenidos y desaparecidos la cifra que presentamos y las características bajo las que se efectúa la detención causa preocupación. Los detenidos en la base militar de “Yarima” y en Barrancabermeja, a donde son sin previa información trasladados algunos de los cuales se tiene conocimiento son Jesús Silva, de la vereda “Filo de Oro”, detenido el 9 de abril en su casa; Pedro Pinzón, detenido el 9 de abril en su casa situada en la vereda “Bajo Cascajales”.

Con él fue detenido en circunstancias distintas el niño Elio Francisco Pinzón a quien se le mantiene preso como rehén mientras se presenta su padre al cual requieren los militares y quien se encuentra desaparecido. Víctor Castro detenido en la vereda “El 30” el pasado 10 de abril, Ignacio Monares Domínguez y Miguel Otero, de quienes se afirma han sido torturados, y Ana Lucía Ramos, quien fue detenida el pasado 13 de abril cuando se dirigía a validar el “salvaconducto” en “Yarima”.