SIN OLVIDO 54 – MASACRE EN CAÑO SIBAO – META

MARIA MERCEDES MENDEZ asesinada el 3 de junio de 1992 junto a ARMANDO SANDOVAL, ERNESTO SARRALDE, ROSA PEÑA RODRÍGUEZ Y WILIAM OCAMPO CASTAÑO, militantes de la Unión Patriótica.

COMISION INTERECLESIAL DE JUSTICIA Y PAZ
Bogotá, D.C.
03 de junio de 2006

Era un día miércoles, 3 de Junio de 1992, se acercaban las 4 de la tarde, cuando desde Villavicencio salen hacia el municipio de Granada, en la región del Ariari, departamento del Meta, MARIA MERCEDES MENDEZ DE GARCIA, alcaldesa saliente de El Castillo por la Unión Patriótica, WILLIAM OCAMPO CASTAÑO, alcalde electo de El Castillo por la Unión Patriótica, ROSA PEÑA RODRÍGUEZ, tesorera municipal, ERNESTO SARRALDE, coordinador de la UMATA y ARMANDO SANDOVAL, conductor de la alcaldía. Todos militantes de la Unión Patriótica. Dos horas después, en el sitio conocido como Caño Sibao, localizado a 10 minutos de la base militar de Granada, un grupo combinado de militares y paramilitares, al parecer al mando de un Teniente de apellido ROJAS, interceptan el vehículo en el que se movilizaban MARIA MERCEDES, WILLIAM, ROSA, ERNESTO y ARMANDO. Los militares y paramilitares lanzan granadas y ametrallan el vehículo, asesinando a todos sus ocupantes.

El gobernador del Meta, Armando Baquero, una vez enterado de la masacre solicitó a la Policía y al Ejército acantonado en El Castillo dirigirse a Caño Sibao para atender a los posibles sobrevivientes. “Ni la policía ni el ejército se hicieron presentes… posteriormente dijeron que no fueron porque posiblemente era una celada de la guerrilla”.

Entre las gestiones que realizaban en Villavicencio MARIA MERCEDES y el alcalde entrante, WILLIAM, se encontraba una cita en la Brigada 7 del ejército, para reclamar condiciones de seguridad al ejercicio político de la Unión Patriótica y al trabajo en la región.

En las investigaciones posteriores a la masacre, se pudo establecer que entre los autores se encontraban: “Arnulfo Castillo o Hermes N. alias “Rasguño” (Teniente retirado del Ejército), “Puntillón”, los hermanos Silva, paramilitares de El Dorado, que luego de la masacre se refugiaron en el Batallón 21 Vargas en Granada”.

“Víctor Carranza Niño, fue acusado de la masacre de Caño Sibao y de 18 procesos más y la Fiscalía lo detuvo. Fue juzgado, pero al final salió exonerado con el argumento de que tales crímenes –sentenció la Juez Cuarta de Villavicencio, “eran imposibles de cometer por algún ser humano”. Se le acusaba también de dirigir en la región el genocidio de la UP en colaboración con altos mandos militares como el general Gil Colorado”.*

Expresado en un poema, que se volvió canción, MARIA MERCEDES compartió lo que significó para ella su opción por la vida y el territorio de la región del Ariari.

“COMO AMANTE DE LA VIDA Y LA NATURALEZA

Río Ariari
Ariari capricho y son
Ariari rito de Amor
Ariari imponente y raudo
Que bañas a mi región
Y sabes de los anhelos
Los pesares y el dolor
Tú sabes de los temores
De mi pueblo luchador

Misterioso coquetón
Ariari tu vas llevando
Historia que hablan de amor
Historia que pide a gritos
Que al fin triunfe la Razón

Ariari capricho y son
Ariari rito de amor

Te rebelas y nos dejas
Dolores, desolación
Como reto misterioso
A los bravos sin razón
Que han talado tus orillas
Y herido tu corazón

Soberbio, raudo y ufano
En tus bravo recorrido
Vas dejando tus estragos
Como muda invitación

A que las manos se junten
Buscando la solución

Ariari capricho y son
Ariari rito de amor

En tus aguas cristalinas
Extasiada he de admirar
Al sol que en el horizonte
Tierno parece gritar
A viajeros y bañistas
‘Que viva la libertad’!

Que el odio pasó de moda
Que en conflicto no hay futuro
Que con loco frenesí
Hagamos un as de amores
Y rompamos ese nudo
Que han animado los rencores

Ariari capricho y son
Ariari rito de amor

Cuando coqueto y ufano
Te alejas inexorable
Me sumerjo en tu misterio
Y pienso que es muy probable
Que en tu raudo recorrer
Se alejen ya nuestros males.

Que por fin la mano amiga
Sea toda mano que viva
Que la mano que accionó
La granada y el gatillo
Solo quiera en adelante
Ser portadora de vida.

Ariari capricho y son

Cuando tus aguas Ariari
Regando nuestras laderas
Dan vida a nuestros cultivos
Amputando nuestras penas
A los padres de la patria
Adiciona tu faena

Candor y sabiduría
Inexorable proyecto
Bienvenidos tus mensajes
Tus sorpresas y tus ritos…
Serán nuestros tus paisajes
Harás ecos a nuestros gritos”.

*Apartes de “Ceder es más Terrible que la Muerte”, de Josué Giraldo Cardona