…Y AHORA, QUIÉN SIGUE

El asesinato el jueves en Villavicencio del diputado Pedro Malagón y su hija Elda Milena, terminó dándole la razón al mismo dirigente, quien había denunciado en el recinto de la duma departamental y ante la justicia la existencia de un plan de exterminio de la UP.

eltiempo.com
25 de junio de 1996

Malagón es el séptimo dirigente de la UP asesinado en el Meta durante los últimos diez años.

Malagón había ingresado a la Asamblea en noviembre de 1993, en remplazo de su compañero José Rodrigo García Orozco, quien fue también asesinado en Villavicencio. Igual suerte corrió la esposa de García, ex alcaldesa del municipio de El Castillo, María Mercedes Méndez.

Los diputados Carlos Kovacs, Luis Eduardo Yaya; el senador Pedro Nel Jiménez y el concejal de Villavicencio Alfredo Briceño completan la lista de víctimas que parece no llegar a su fin.

Según las denuncias, están amenazados de muerte el representante a la Cámara Nelson Viloria; el hasta hace poco gerente de la empresa Licorera del Meta, Josúe Giraldo Cardona; el ex gerente de Valorización Municipal, Diego Eduardo Suárez Niño; e incluso el recién posesionado director del Instituto de Tránsito departamental, Jairo Alfonso Navarro.

A comienzos de este año, el actual alcalde de El Castillo (Meta), Jorge Enrique Tenorio Labio de la UP, tuvo que abandonar la región por dos meses, al ser amenazado de muerte. Reasumió funciones, pero las amenazas persisten.

En enero, en el municipio de Granada fue baleado el ex Personero de El Castillo Exenover Quintero, cuando salía desde un SAI de Telecom.

Aunque en los días previos a su muerte Malagón no asistió a los debates de la duma por tener incapacidad médica, el diputado estuvo sesionando hasta el sábado en el recinto de la Asamblea.